_ulo-1

¿Qué debemos considerar al aplicar una prueba estandarizada?

Entendiendo que el proceso de aplicación de una evaluación masiva no es sencillo y que, además, requiere un esfuerzo y participación de toda la comunidad educativa, resulta importante entregar información que puede ser de utilidad.

Las evaluaciones estandarizadas se denominan así porque buscan generar un estándar sistematizado, tanto en la creación de la prueba y en su aplicación, como en la interpretación que se hace de los datos obtenidos. De este modo, una misma prueba, aplicada de la misma manera a los estudiantes, entregará información válida que puede ser comparable entre ellos.

Como parte del diseño de este estándar se encuentra la definición de los protocolos o manuales de aplicación, cuyo objetivo principal es asegurar que todos los estudiantes rindan las pruebas de forma consistente y comparable; es decir, que las condiciones ambientales, el tiempo de inicio y término, la confidencialidad de los materiales de aplicación, las instrucciones de respuesta y la asignación de cada forma de la prueba (cuadernillos) cumplan con los estándares internacionales de la medición (AERA, APA y NCME, 2014).

Estas normas o protocolos se definen buscando sacar el máximo provecho al potencial de entrega de información del instrumento. Parte de los aspectos que se deciden son, por ejemplo:

  • Población objetiva: dependiendo de si se trata de una prueba censal o muestral, se aplica a todos los estudiantes o a un grupo seleccionado, bajo ciertos criterios.
  • Tiempo de aplicación: se establece el tiempo mínimo y máximo que debiese tomarle al estudiante responder la prueba.
  • Modalidad de aplicación: se leen las preguntas o no, se aplica de forma grupal o individual, entre otras.
  • Forma de aplicación: en papel, oral o digital.
  • Aplicador: la prueba será aplicada por un externo o por alguien del establecimiento.
  • Confidencialidad del material: si es confidencial o liberado.

Así, todos los procesos operativos relacionados con la aplicación de las pruebas estandarizadas buscan que se cumplan con los criterios definidos internacionalmente en los Standards for Educational and Psychological Testing (2014), por lo que los manuales y protocolos de aplicación de las pruebas se desarrollan con el objetivo de ofrecer y asegurar condiciones equivalentes a todos los estudiantes al momento de rendir la evaluación (SIMCE 2016).

Por ejemplo, en SEPA, las instrucciones más importantes que se deben seguir para tener información válida y confiable que contribuya a tomar decisiones pedagógicas que aporten a la comunidad educativa son las siguientes:

  • Respetar el tiempo máximo de aplicación de 70 minutos de las pruebas: ese tiempo es considerado más que suficiente para responder las pruebas. Si el estudiante no respondió en ese lapso, no es un aporte dejarlo con la prueba tiempo extra.
  • No leer las preguntas: cada estudiante debe responder la prueba a su ritmo y de acuerdo a sus capacidades. Si el profesor lee las preguntas afecta la calidad de los resultados que se obtendrán.
  • No responder preguntas de contenido: el profesor aplicador no debe intervenir en la resolución de la prueba. Si lo hace, los resultados obtenidos no serán los correctos, por lo que afectará la efectividad del trabajo que se realice a partir de estos.
  • Resguardar la confidencialidad del material: proteger su confidencialidad y no difundir la prueba permite que sean válidos los resultados de progreso del aprendizaje que se obtienen año a año.

Por todo esto, es muy importante seguir los protocolos de aplicación diseñados para conseguir resultados válidos y confiables. De esta manera, la interpretación que se haga de los resultados obtenidos y el trabajo pedagógico que se realice a partir de ellos tendrán mayores alcances y resultados más efectivos.

 

Bibliografía:

– AERA, APA, NCME. (2014). Standards for Educational and Psychological Testing. Washington, DC: American Educational Research Association.

– Agencia de Calidad de la Educación. (2016). Informe Técnico SIMCE 2014.Santiago, Chile. Recuperado de: http://archivos.agenciaeducacion.cl/InformeTecnicoSimce_2014.pdf